La capacidad para innovar: tal es la característica del humano que, por definición, está "en ruptura" con respecto a las costumbres. Más allá de iniciar una nueva forma de comprar neumáticos, más eficaz y más barata, es una ruptura lo que han llevado a cabo los fundadores de WYZ.

Una observación perspicaz del mercado del neumático de los años 2000 les permite descubrir tres grandes anomalías, en contradicción con la eficacia que debe ser la norma en cualquier ecosistema.

En primer lugar, los precios de los neumáticos practicados por los arrendadores a largo plazo de flotas de vehículos carecen de transparencia.

Luego, la disponibilidad de los neumáticos en las redes de postventa no es óptima: sin embargo, hay stocks de neumáticos disponibles, pero en otra parte...

Por último, algunos consumidores particulares –por no decir todos– buscan el mejor precio y, para ello, consultan los portales de e-comercio especializados o generalistas. En este segundo caso, los neumáticos no abundan.

Frente a estas “anomalías”, diseñan el proyecto de un servicio que pretende:

Dicho de otro modo, un modelo económico más eficaz.

Todo ello gracias a plataformas digitales que permiten implantar auténticas "plazas de mercado B to B controladas, transparentes y eficaces para todos". Al tiempo que se sustentan en las redes de distribuidores profesionales: estos últimos están, de hecho, cerca de los clientes y, mejor aún, disponen de stocks, que la empresa WYZ no tiene que constituir por sí sola.

Así pues, existe una ruptura real con un modelo opaco, poco eficaz y orientado a favor de algunas partes solamente, aunque hay también, al mismo tiempo, integración del modelo WYZ en el tejido económico básico del mercado del neumático. Una manera de ofrecer valor añadido a todos, sin jugar contra las redes de distribución.